Ambliopía y el ojo vago.

Con la vuelta al cole vuelven también los libros, las lecturas y las revisiones oculares. Uno de cada cuatro niños sufre problemas de agudeza visual que si no están diagnosticados pueden provocar retrasos de aprendizaje y desmotivación. Este artículo, lo dedicamos a la ambliopía o comúnmente llamado ojo vago.

¿Qué es la ambliopía?

La ambliopía u ojo vago es una anomalía visual que se caracteriza por una agudeza visual muy baja en un ojo respecto a otro. Esto sucede cuando uno de los ojos no se comunica bien con el cerebro.

¿A quién afecta?

A niños en los que  el ojo puede parecer normal pero el cerebro “prefiere” el otro ojo.

¿Qué limitaciones puede provocar la ambliopía a mi hijo?

Este tipo de anomalías visuales provoca en los niños problemas para leer correctamente y por lo tanto afecta al rendimiento académico. Uno de los ojos está forzando la visión a expensas del otro ojo.

¿Cómo detectar que mi hijo tiene un ojo vago?

Pide a tu hijo que se tape un ojo y que con el otro lea una letra o mire atentamente un objeto.

¿Se cura el ojo vago?

La ambliopía se cura forzando a usar el ojo perezoso. Se puede hacer use un parche en el ojo bueno varias horas al día o poniendo en el ojo bueno gotas que nublan la visión.

En muchas ocasiones, la ambliopía viene acompañada de otras anomalías visuales como el estrabismo o errores de refracción como miopía, astigmatismo o hipermetropía.

Nuestros consejos.

A partir de los 4 años, realizar anualmente una revisión con su óptico-optometrista para determinar si el sistema visual corre riesgo de degradarse.

Consulta con tu óptico-optometrista. Pide cita y te asesoraremos para una correcta salud visual.

Deja un comentario