Sabes cómo envejecen nuestros ojos.

A partir de los 60 años, nuestros ojos entran en un proceso de envejecimiento que reduce nuestras capacidades cognitivas y llegando a condicionar nuestra calidad de vida. En este período la prevención es la mejor herramienta para mitigar el desgaste.

  1. El ojo se vuelve más seco.

Con el tiempo, el ojo produce menos lágrimas especialmente entre las mujeres.

  1. Se reduce la visión periférica.

Se trata de una pérdida de visión periférica que puede llegar hasta los 30 grados, esto nos puede afectar negativamente a actos tan habituales como conducir y leer.

  1. Se perciben peor los colores.

El envejecimiento del ojo provoca que se perciban menos los brillos y los contrastes.

  1. Se reduce el tamaño de la pupila.

Los músculos pierden fuerza y la pupila se vuelve más pequeña. Esta situación provoca que el ojo reaccione peor ante los cambios en la iluminación ambiental y pueden sufrir más deslumbramientos frente a los contrastes de iluminación.

  1. Se comienza a desprender el vítreo.

Que en sí mismo es inofensivo, pero puede ser el primer paso de un desprendimiento de retina.

Nuestro consejo:

La mejor herramienta que tenemos frente al envejecimiento es la prevención. Acude a tu óptico-optometrista para realizar un diagnóstico que te permita conocer los tratamientos que reducen estos efectos.

Para más información pide cita  para un correcto asesoramiento.

 

 

Deja un comentario